Un 2020 de gran aprendizaje

En un panorama general de lo que se ha vivido en este año, el estado del sector inmobiliario corporativo en Colombia ha tenido ciertas dinámicas en las que, los reajustes y el aprendizaje entre las partes involucradas, han cobrado mayor valor, sobre todo con la intención de mitigar los efectos socioeconómicos que deja la emergencia sanitaria por la que atraviesa el mundo.

A pesar de la afectación directa que esta situación ha planteado, la perspectiva macroeconómica de todas las industrias y, específicamente la relacionada con lo que se ha hecho en el campo del real estate, ha logrado un cierto equilibrio para mantener el sector a flote y en permanente movimiento.

“El área de oficinas fue de las primeras afectadas, debido a los cierres de las mismas, para acatar las medidas gubernamentales de distanciamiento social. Los primeros meses hubo incertidumbre por parte de los inquilinos, quienes se acercaron a los propietarios de forma directa o a los representantes de compañías como la nuestra, para solicitar alivios, renegociaciones, dar término a contratos, reducir espacios, etc. Fue un fenómeno que llevó a que, tanto propietarios como inquilinos, trabajaran de la mano para verse lo menos afectados posible, y evitar así, desocupaciones”, comenta Juan Manuel Torres, Senior Managing Director de Newmark Colombia.

El papel de Newmark en esta temporada ha sido fundamental. Se ha tenido mucha actividad representando a los clientes nacionales e internacionales ante los propietarios, siempre buscando esos alivios y negociaciones que en todo momento se perfilaron realistas y equitativas para las dos partes.

“Como el representante inmobiliario que somos, hemos velado por la equidad de mercado, tanto a favor del inquilino como del propietario, logrando que cualquier tipo de impacto adverso sea menor.Creo que el nombre Newmark ha dado mucha tranquilidad en las negociaciones, representa solidez a nivel local y mundial en la representación de nuestros clientes y les brinda un nivel de seriedad y confort en cada uno de los momentos de gestión. Dimos y seguimos dando la mano, de lado y lado, para obtener los mejores acuerdos”, menciona Juan Manuel.

El ejercicio 2020 del real estate ha demostrado que las renegociaciones y los aprendizajes, ante las situaciones sociales adversas, generan beneficios significativos a pesar de la realidad de los hechos: aunque se muestra que la desocupación en estos últimos meses ha sido alta, se ha incrementado la oferta y ha sido en consecuencia de estas renegociaciones y de las terminaciones de contratos; el mercado está manifestando un aumento considerable en la oferta y esto hace que las tasas de disponibilidad sigan creciendo.

“Nuestro departamento de investigación de mercado ha identificado que hay disponibilidades por encima del 12% en Bogotá, que es un índice importante. Para este cierre de año el tema no es distinto y, aunque se han levantado algunas restricciones por parte del gobierno, las compañías siguen teniendo mucha cautela, por ejemplo, en cuanto al regreso a las oficinas” aportó Juan Manuel.

En ese tema, continúa latente la poca ocupación de oficinas aunque, hay una mayor actividad al respecto y en comparación a lo vivido en el segundo y tercer trimestre del año; esto se hace evidente en los indicadores macroeconómicos y en la reacción de la economía luego de las reactivaciones graduales. Se aprecian mejoras en consumo, en reducción parcial de tasas de desempleo y, es precisamente eso, lo que lleva a un mayor dinamismo y optimismo.

Por el lado industrial y logístico se ha experimentado un menor impacto ante la adversidad de toda esta situación: aunque las tasas de absorción no son muy altas, se ha tenido un mejor comportamiento. Hay una mayor demanda de todo lo logístico y del manejo de “última milla” en este tipo de servicios. El 2020 sacó al campo jugadores grandes ofertando áreas importantes, sobre todo en la sabana de Bogotá, algo que aumenta la oferta y hace que el inventario crezca considerablemente.

Juan Manuel también agrega que “en el caso del sector retail vimos grandes centros comerciales de primer nivel, que albergan marcas sólidas, tener unos procesos de renegociación importantes para mantener su actividad y movimientos lo mejor posible; redujeron espacios y evitaron cierres llegando a acuerdos bastante acertados”.

Para 2021 se percibe un panorama algo similar, hasta que la emergencia sanitaria mundial llegue a un punto de equilibrio, control o de normalidad y, que se verifiquen por parte de las autoridades competentes, la existencia de riesgos mínimos ante el contacto social permanente que, es a final de cuentas, el motor de activación del sector inmobiliario: las personas que dan vida a los lugares, a los centros de negocios, oficinas y edificaciones en general, en los que se manejan las dinámicas de todo tipo que nutren el músculo financiero del país y que forjan día a día la macroeconomía de la nación y el mundo.

Se presentará una mayor tendencia a la reactivación paulatina de la actividad económica, pero todo indica que seguirán las oficinas a media marcha, el staff de empleados de las industrias continuará trabajando desde casa (aprovechando lo remoto y el teletrabajo) pues la primera necesidad de esta época es el cuidado de la salud de todos.

“Puede llegar a presentarse un primer semestre de 2021 que maneje indicadores muy similares a los del segundo semestre de 2020. Sin embargo, macroeconómicamente, se espera que la economía tenga un repunte fuerte, que pasemos de tener tasas de crecimiento negativas a lograr impulsos lo más positivos posible, en favor de todas las industrias incluyendo obviamente la nuestra”, concluyó Juan Manuel Torres, Senior Managing Director de Newmark Colombia.

Diciembre 2020
Departamento de Marketing & Research
Newmark Colombia

¿Necesitas Ayuda?

CONTÁCTA
A UN EXPERTO